Tres opciones diplomáticas de Obama para la paz en Medio Oriente

Imprimir

Escrito por URI SAVIR

Ambos líderes, israelíes y palestinos se oponen a la política que mueve el presidente estadounidense Barack Obama para una solución de dos estados. Obama al parecer, va a hacer un anuncio sobre la política estadounidense en Oriente Próximo después de las elecciones del 8 de noviembre, Al-Monitor se ha enterado por un alto diplomático estadounidense en Tel Aviv.

Actualmente, Obama está plenamente comprometido en la campaña electoral al lado de la candidata demócrata Hillary Clinton. Él va a hacer muy poco en el frente de Oriente Medio, a fin de no dañar sus posibilidades entre la comunidad judía estadounidense. Se sospecha que Obama va a hacer un cambio de política en la región, 88 senadores han firmado una carta al presidente pidiéndole que vete cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que no sea equilibrada. Esa carta fue adelantada por el grupo de lobby pro-israelí AIPAC con un poco de ayuda por parte de activistas demócratas y por la organización de presión pro-israelí pro-paz J Street. Un alto funcionario de J Street dijo a Al-Monitor con la condición de anonimato que la organización condicionó su apoyo a la redacción en el texto "una resolución desequilibrada" Por lo tanto, se deja la puerta abierta para una resolución del Consejo de Seguridad equilibrada patrocinada por Estados Unidos en el futuro.

Las consideraciones sobre Obama de hacer una declaración en noviembre están basadas en sus deseos de dejar legada una política de Oriente Medio a su sucesor, evitando así un vacío en la política hasta que la próxima administración se haga cargo. Tal declaración también deja las cosas claras en relación con sus propios esfuerzos en la política de Oriente Medio.

De acuerdo con el diplomático estadounidense en Tel Aviv, la Casa Blanca y el Departamento de Estado están sopesando que medida política tomar, sobre tres posibilidades.

La primera es un discurso presidencial que esboce un marco para una solución de dos estados a lo largo de las líneas del marco del secretario de Estado John Kerry. La segunda posibilidad es un discurso presidencial relativo a un enfoque más regional, que une la coordinación en la lucha contra el Estado islámico, junto con Egipto, Jordania y Arabia Saudita a un proceso de solución de dos estados. Una tercera posibilidad sería una resolución del Consejo de Seguridad patrocinada por Estados Unidos basada en el marco propuesto por Estados Unidos en la primavera de 2015.

En cualquier caso, el marco de la política de Estados Unidos para un discurso presidencial es muy probable que constará de los siguientes elementos: una solución de dos estados basada en las líneas de 1967 con intercambios de tierra de mutuo acuerdo y medidas de seguridad estrictas dentro de una solución de dos estados con presencia militar israelí a lo largo del río Jordán y el reconocimiento mutuo entre los dos estados, incluido el reconocimiento de Israel como la patria del pueblo judío. No incluirá el derecho al retorno de los refugiados palestinos, pero sí una solución justa y acorde a los refugiados palestinos, principalmente a través de una compensación internacional y la financiación del reasentamiento de los refugios en el estado palestino. Otro elemento importante sería la cooperación regional y la normalización de las relaciones entre Israel y los estados árabes sobre la base de la Iniciativa Árabe de Paz de 2002.

El diplomático estadounidense de alto rango dijo a Al-Monitor que la opción preferida en este momento es que el presidente delinee un plan regional, con la Iniciativa Árabe de Paz y el anti-terrorismo regional como base.

Obviamente, la naturaleza de las acciones de Obama dependerá del resultado de las elecciones. En el caso de una victoria de Clinton, él consultará a ella y optará por un enfoque más cauteloso. Lo contrario es cierto para una victoria Trump.

Pero mientras el gobierno de Obama sigue estudiando la posibilidad de una declaración presidencial, no se ha registrado alegría en el lado palestino. Por el contrario. Hace menos de un mes, la delegación palestina a la Asamblea General de la ONU volvió a Ramallah con gran ira y crítica a las posiciones estadounidenses que fueron expresadas al presidente palestino, Mahmoud Abbas, por Kerry en su reunión el 19 de septiembre en Nueva York. La dirección palestina, aunque consciente de la escisión entre Obama y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, cree que la administración Obama está completamente del lado de Israel.

De acuerdo con la comitiva de Abbas, el presidente palestino se opone a una declaración de Obama, ya que teme que la mayor parte de su contorno estaría cerca de las posiciones israelíes. Abbas está especialmente preocupado por posibles demandas estadounidenses sobre el reconocimiento palestino de las posiciones estatales y judías estadounidenses sobre las cuestiones de los refugiados palestinos. Él quiere algo más vinculante en el Consejo de Seguridad de la ONU con un plazo razonable para un Estado palestino basado en las fronteras de 1967.

Entonces la Autoridad Palestina se opone a cualquier discurso presidencial de Obama, mientras que Israel se opone a cualquier movimiento planeado de Obama en el Consejo de Seguridad de la ONU. Netanyahu le dejó claro al presidente de Estados Unidos en su reunión del 21 de septiembre en Nueva York. Un alto funcionario israelí del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato que Netanyahu fomentará la presión del Congreso y el lobby judío con el fin de evitar que una resolución del Consejo de Seguridad, ya sea por parte de Estados Unidos o los franceses, en la condición del estatus permanente del estado palestino o los asentamientos. Contrario a una resolución, "un discurso es un discurso", dijo.

Pero aun así es muy posible que ambas partes perderán ante Obama. Él es un ferviente partidario de una solución justa de dos estados por consideraciones estratégicas y morales. Estratégicamente, cree que esta es la clave para que Israel mantenga su carácter democrático y su seguridad a largo plazo; moralmente, porque se opone a la ocupación de otro pueblo.

Fuente: Al-Monitor – 16/10/2016 – Traducción: Roberto Faur.

 

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?