Israelíes que Odian a Judíos Norteamericanos

Imprimir

Escrito por BRADLEY BURSTON

Resultado de imagen para netanyahu

Imaginemos que tú eres un judío norteamericano. Digamos que durante el tiempo que puedes recordar, el Israel de Benjamin Netanyahu ha hecho cosas que te vuelven loco. Rompe tu corazón. Actúa en contra de tus principios más básicos. Y todo en tu nombre, en nombre del pueblo judío en su conjunto. Y tú, que siempre fuiste irritantemente amable con el paladar israelí, lo tomaste. A pesar de que ello fue hecho en tu nombre, te dijeron: "Con todo respeto, no vives aquí, no tienes derecho a criticar". No hay derecho a hablar en voz alta - contra ningún tema.

Incluso la semana pasada, cuando Benjamín Netanyahu llevó dos rápidas cuestiones al corazón de los judíos estadounidenses. Sin una segunda idea, aceptó el chantaje político ortodoxo respecto de la oración no igualitaria en el Kotel, el antiguo muro de Jerusalén, y sobre el control ortodoxo de las conversiones al judaísmo.

Los judíos estadounidenses, por primera vez, sorprendieron a los israelíes al hablar. Cuando lo hicieron, los israelíes, encabezados por el ministro del Interior de Netanyahu, desataron torrentes de insultos, diciendo que estas personas, que en realidad no son judíos - están hablando sobre ustedes, ahora - están empeñadas en la aniquilación.

"No permitiremos que todo tipo de grupos," dijo el ministro del Interior Arye Deri, "vengan y destruyan todo lo que hemos construido aquí en el estado de Israel".

A la mañana siguiente, el rabino Dov Halbertal, un antiguo funcionario de la oficina del rabino jefe, se dirigió a un programa de televisión para decir sobre los judíos reformistas estadounidenses: "Necesitamos expulsarlos del estado de Israel, no de manera física, sino ideológica".

Y el ex miembro del Knesset, Aryeh Eldad, ex comandante del cuerpo médico del ejército, sugirió que de todos modos los judíos liberales estadounidenses pronto se librarían de ellos mismos, a través de las bajas tasas de natalidad y los matrimonios mixtos.

"Esta es una comunidad judía en su agonía de muerte", dijo. Todo está muerto.

Estos israelíes no están diciendo: "Oh, por favor, vengan a Israel para que todos podamos vivir juntos como compañeros de almas". Están diciendo: "Los odiamos, no queremos a los de su clase aquí".

La derecha israelí quiere que ustedes vomiten en vuestras manos de disgusto y apenas caminen lejos. Quieren que abandonen el campo de juego para ellos.

Pero, ¿por qué en el mundo querrían hacer lo que ellos quieren? ¿Hay algo más que deseen que quieran?

¿Más libertad para dar a los palestinos menos libertad? Dudo que ustedes vean eso como un objetivo positivo.

¿Más poderes para despojar a la democracia de sus poderes? Gracias a Trump, ahora están viendo cómo es eso, de cerca.

Más libertad para maltratar y descuidar a los sobrevivientes del Holocausto, los no judíos, los ancianos, los solicitantes de asilo, los discapacitados, los golpeados por la pobreza? No tienen que vivir aquí para saber qué es lo que está mal.

¿Por qué los odian estos israelíes? Por todo tipo de razones. Blandos. Consentidos. De izquierda. Distantes. Asimilados. Amantes de Obama. Y sonríen demasiado.

Ah, y una cosa más. Tomen toda la mierda que los israelíes hacen y no digan nada. Ustedes son felpudos. Shmattehs. Tal vez les dejaron escapar un grito sobre el Kotel, pero no sobre cualquier otra cosa que suceda aquí.

Demuéstrenles que están equivocados. Ellos quieren que estén disgustados y desinteresados. Pongan vuestra ira a buen uso. Exhíbanse. Aparezcan aquí. Alcen vuestra voz. Defiendan lo que saben que es correcto.

Griten más fuerte donde viven. Apoyen a las ONG que promueven lo que ustedes creen. El Israel que habla a sus valores.

Vengan aquí más, no menos. Pongan vuestro cuerpo donde está vuestra conciencia.

Y sobre ese acérrimo principio derechista de "¿No vives aquí, así que no tienes derecho a hablar?" La broma es que hay un montón de amantes de la ocupación como Sheldon Adelson que no viven en Israel. No tiene piel en el juego. Sin embargo, para todos los israelíes que odian a los judíos estadounidenses por involucrarse, está bien que Sheldon se entrometa e interfiera.

Al igual que piensan que es estupendo que Netanyahu interceda en la política electoral estadounidense, atacando a los demócratas, dirigiéndose al Congreso, lamiendo el tapizado de Trump.

En todo caso, si ustedes hablan, estos israelíes pueden ponerles nombres. Incluso pueden odiarlos por ello.

Pero no consiguen decidir lo que ustedes deben pensar. Y no consiguen decidir cuan judíos ustedes son.

Ellos no consiguen decidir que ustedes odian a Israel, sólo porque se preocupan lo suficiente como para tratar de cambiarlo.

El hecho es que si realmente odiaran a Israel, el gobierno de Netanyahu es exactamente el que querrían. Destructivo. A la defensiva. Odioso.

El hecho es que si de verdad odiaran a Israel, no querrían cambiar nada.

Fuente: Haaretz – 4/7/2017 – Traducción: Isaac Roberto Faur.

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?