Netanyahu es blando con los antisemitas si ellos apoyan su agenda ultranacionalista

Imprimir

Escrito por DANIEL BAR-TAL

Resultado de imagen para Soros"Yo fui a París no sólo como Primer Ministro de Israel, sino como representante de todo el pueblo judío", dijo Netanyahu a un grupo de partidarios del Likud de habla francesa en 2015. Sin embargo, este autoproclamado protector de los judíos en todas partes está ahora abrazando y favoreciendo a los antisemitas, siempre y cuando apoyen su agenda ultranacionalista. Tal fue el caso esta semana con respecto al Gobierno de Hungría.

El primer ministro húngaro Viktor Orban ha emprendido una campaña agresiva y odiosa contra el multimillonario judío húngaro-estadounidense George Soros, que apoya a las organizaciones de derechos humanos y la democracia en Hungría y en todo el mundo. Recientemente, el gobierno húngaro puso carteles en todo Budapest de un risueño George Soros con el título, "No deje que George Soros tenga la última risa". La comunidad judía húngara condenó las metáforas antisemitas clásicas de estas carteleras publicitarias y se reunió con el embajador de Israel en Hungría, Yossi Amrani, quien lanzó una declaración inusualmente severa pidiendo a Orban y a su partido que las removieran.

Entonces Netanyahu entró en acción. El Primer Ministro, que tiene previsto visitar Hungría la próxima semana, ordenó al Ministerio de Relaciones Exteriores que se retractara de la declaración y que diera la siguiente aclaración:

Israel deplora cualquier expresión de antisemitismo en cualquier país y se pone de pie con las comunidades judías de todo el mundo para hacer frente a este odio. Este fue el único propósito de la declaración emitida por el embajador de Israel en Hungría. De ninguna manera la declaración pretendía deslegitimar la crítica de George Soros, que socava continuamente los gobiernos democráticamente elegidos de Israel financiando organizaciones que difaman al Estado judío y buscan negarle el derecho a defenderse.

En lugar de condenar el ataque antisemita contra George Soros, ¡Netanyahu lo aprueba!

Hay dos tendencias en movimiento aquí. Primero Netanyahu, como Orban, es hostil a los pilares básicos de la democracia, como la libertad de expresión y el pluralismo. En segundo lugar, Netanyahu está cortejando el apoyo internacional para sus políticas ultranacionalistas, y ve un aliado en Orban. Las mismas tendencias están en movimiento cuando el gobierno de Netanyahu abraza antisemitas en la administración Trump, tales como Steve Bannon y Sebastian Gorka.

Por supuesto, las dos tendencias están interrelacionadas. Netanyahu utiliza todas las herramientas a su disposición para avanzar con su narrativa hegemónica y evitar cualquier información que contradiga su ideología de línea dura extrema. Cualquier persona que proporcione información sobre la brutal ocupación israelí o el deterioro de la democracia israelí se considera que difama al Estado judío y trata de negarle el derecho a defenderse, como en el lenguaje de la declaración anti-Soros. La crítica de los comportamientos personales de Netanyahu así como de sus políticas se considera como traición al propio Estado de Israel. Por lo tanto, no sorprende que, de acuerdo con este enfoque, el gobierno intente limitar la libertad de los medios de comunicación, la academia y la expresión artística.

Esta desacreditación de todos y cada uno de los críticos es un truco bien conocido. Con sus partidarios en el Knesset y en el gobierno, las políticas y tácticas de Netanyahu están empujando a Israel por el camino de Turquía o Rusia, o incluso de Hungría, todos países donde la democracia ha sido duramente erosionada por un régimen cada vez más autoritario. ¿Es este también el futuro de Israel?

Netanyahu, su ideología y sus tácticas son una amenaza tanto para el futuro de Israel como para la democracia, como también para la lucha global contra el antisemitismo. Los judíos en Israel y en todo el mundo que apoyan la libertad de expresión y el pluralismo y que están preocupados por el antisemitismo deben decir "¡Basta!". Lejos de representar a todo el pueblo judío, el ultranacionalismo de Netanyahu compromete tanto la moralidad judía como la democracia israelí.

Fuente: SISO- Save Israel, Stop the Occupation - 13/7/2017 – Traducción: Isaac Roberto Faur.

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?