“Derogue Este Pecado“: Amoz Oz, David Grossman y cientos de intelectuales israelíes contra la Ley de Estado-Nación

Imprimir

Escrito por Jonathan Lis, Jack Khoury, Chaim Levinson y Bar Peleg

Cientos de artistas, autores e intelectuales israelíes, entre los cuales se encuentran AB Yehoshua, Amos Oz, David Grossman, Eshkol Nevo, Etgar Keret, Fania Oz-Salzberger , Orly Castel-Bloom y Yael Dayan, lanzaron una petición el sábado pidiendo al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que derogue la ley estatal, que define formalmente a Israel como el Estado nación del pueblo judío, y una ley sobre derechos de subrogación que excluye a los hombres homosexuales.

Sr. Benjamin Netanyahu, Primer Ministro de Israel.

Miembros del Parlamento

27 de julio de 2018

Estimado Sr. Primer Ministro y miembros del Parlamento:

Declaración pública

Nosotros, escritores, guionistas, dramaturgos, académicos y miembros de la comunidad de las artes y las letras de Israel: queremos expresarles nuestra mayor conmoción y consternación, a la luz de las recientes leyes aprobadas por el Parlamento israelí bajo su liderazgo, ante todo, la Ley del Estado-nación y la Ley de Subrogación.

De acuerdo con una ley aprobada recientemente por el Parlamento y titulada "Israel: el Estado Nación del Pueblo Judío", Israel ahora se define como un Estado-nación solo para judíos. Esta es una Ley Básica, con estatus cuasi-constitucional, que explícitamente permite la discriminación racial y religiosa, rescinde el estatus del árabe como idioma oficial junto con el hebreo, no menciona la democracia como la base del régimen, y no menciona la igualdad como un valor central. Como tal, esta Ley Básica no es democrática y va en contra de la definición del Estado de Israel como un estado democrático; además, contradice la Declaración de Independencia, basada en la cual se fundó Israel. Estas son dos cosas que ningún Parlamento tiene derecho a hacer.

El Parlamento también enmendó la Ley de Subrogación, cuando extendió la lista de personas que son elegibles para recibir los servicios de un portador sustituto, para incluir mujeres solteras que tienen una condición médica que les impide tener un hijo, pero excluyó a hombres solteros y parejas gay.

Esas dos leyes excluyen a los árabes cristianos y musulmanes (incluidos los beduinos), drusos y circasianos, y violan el derecho de la comunidad LGBTQ a la paternidad. Son parte de una larga lista de acciones de los diversos gobiernos del Estado de Israel que usted ha encabezado, de 1996 a 1999 y desde 2009 hasta la actualidad, y han penalizado injustamente a los sectores más excluidos y desfavorecidos, tanto en la sociedad judía como en la israelí, incluidos el judaísmo reformista y conservador, los árabes (incluso los beduinos), las minorías drusas y circasianas, los enfermos y ancianos, los sobrevivientes del Holocausto y personas con capacidades diferentes, las mujeres solteras, judíos etíopes y muchos más.

Durante sus años en el cargo, usted y esos gobiernos han erosionado persistentemente los cimientos de nuestro país judío-democrático. Han dañado las relaciones entre Israel y los judíos de los Estados Unidos; han condenado a grandes poblaciones a la pobreza y continuas dificultades; y usted ha dañado a sabiendas y deliberadamente el sistema educativo de Israel, la diplomacia pública, la cultura y la economía, la defensa y el bienestar. Al hacerlo, ha hecho un daño grave a la sociedad israelí. Pero el daño más severo ha afectado los valores de igualdad y mutua responsabilidad, en los que se basa la sociedad de Israel y de los que extrae su fortaleza.

Exigimos que revoque de inmediato la Ley de Estado-nación, que ha creado una brecha entre la sociedad israelí y los judíos de los Estados Unidos; discrimina a los árabes (incluidos los beduinos), drusos y circasianos; y daña la coexistencia de la mayoría judía de Israel con sus minorías.

Además, exigimos su respuesta inmediata al llamado a la igualdad en nombre de los miembros de la comunidad LGBTQ. Es impensable que el Estado de Israel se interponga entre una persona y el deseo natural de esa persona de convertirse en padre y establecer una familia. Los delitos graves y los delitos menores debidamente definidos como tales por la ley caen bajo la jurisdicción de un tribunal. Por otro lado, los pecados que están infamemente escritos en la misma ley por los legisladores electos: pecados que socavan el núcleo de la existencia del pueblo judío y su patria, deben ser juzgados por los intelectuales y por el juicio de la historia.

Detenga a su gobierno y a los miembros de la coalición que flagelan a las minorías que crean el colorido mosaico que es la sociedad israelí y ayude a garantizar su existencia. ¡Hágalo ahora!.

En testimonio de lo cual hemos puesto nuestras firmas (por orden alfabético).

Fuente: Haaretz -29/7/2018 – Traducción: Isaac Roberto Faur.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?