Hora de Cierre

Imprimir

Escrito por HAARETZ

Resultado de imagen para haaretzTodos los que crecieron en el espíritu de la fórmula “dos estados para dos pueblos”, es decir, la mayor parte de la sociedad israelí y de casi todo el mundo, no pueden permanecer indiferentes y de brazos cruzados frente a la acelerada agonía de esta fórmula provocada en forma manifiesta por la conducta irresponsable de Benjamin Netanyahu.

Hace diez días, el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, advirtió durante su discurso en el plenario de la ONU, sobre el aciago cambio que estamos presenciando. Fue la primera vez que Abbas habló de forma tan clara en este recinto sobre una solución diferente para los palestinos: declaración de una nueva lucha para conseguir la igualdad y los derechos en todos los terrenos de la relación israelo-palestina “¿acaso no existe una solución nacional única?”.

Así habló Abbas: “Ni para Uds, ni para nosotros habrá una solución que no sea proseguir la lucha para conseguir el derecho a la igualdad para todos los habitantes de la palestina histórica.

Esto no es una amenaza sino una advertencia, producto de la política israelí que socava en forma peligrosa la posibilidad de llegar a una solución binacional.

No hay semana en que el Jefe de Gobierno Benjamin Netanyahu no desmienta los argumentos de Abbas como durante su discurso en el marco del “acto conmemorativo oficial de los 50 años de la liberación de Judea y Samaria, Valle del Jordán y Alturas del Golán”, en Gush Etzion donde dijo ”No habrá más desalojos de asentamientos en la Tierra de Israel”.

En otras palabras: no se desmantelarán asentamientos de colonos. Esta declaración significa un cercenamiento de la perspectiva de encontrar una solución de dos estados cuya base más elemental es la ecuación más simple y más honesta: territorios por paz.

Desde los primeros días, se sabía cuál era el núcleo del proyecto de colonización, cuyo aniversario se conmemoró anteayer: eliminar toda posibilidad de crear un estado palestino contiguo a Israel y destruir toda esperanza de alcanzar la paz con el pueblo palestino. Un objetivo devastador que se podrá apreciar en un futuro próximo.

Sólo un compromiso urgente y vigoroso de todos los actores de Israel y de la comunidad internacional que bregan por un Israel fuerte y libre al lado de un estado palestino independiente, podrá cambiar este modelo negativo y lograr la solución más lógica y justa posible para terminar la ocupación y conseguir la paz.

Un momento antes de que se cierren las puertas, (alusión al final de Iom Kipir, n. d. t.) el plazo está por vencer. Lo que no se consiga pronto, jamás se podrá conseguir.

Fuente: Editorial de Haaretz - 29/9/2017 - Traducción: Guillermo Atlas.

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?